¿Comprar piscina elevada o enterrada? Si estás pensando en comprar una piscina este verano y no tienes claro si decantarte por una piscina prefabricada “sobre suelo” o una enterrada (de poliéster o de obra), aquí te damos algunos consejos.

Antes que nada, deberíamos preguntarnos qué función le vamos a dar a la piscina y cuál es el presupuesto que disponemos. Parece muy evidente, pero no siempre nos paramos a analizar esto. Según se desprende del Estudio de Mercado de la Piscina en España (Market AAD), los atributos relacionados con el ocio, disfrute con la familia, juego con niños y refrescarse en el agua, representan los principales valores y motivaciones tanto de los que ya tienen una piscina como los que no la tienen pero están pensando en comprar una. A continuación se sitúan los valores relacionados con el ejercicio, la salud y el bienestar.

Todos estos atributos lo cumple prácticamente cualquier tipo de piscina, por lo tanto deberemos de tener en cuenta otros factores que nos ayuden a decidir qué piscina comprar.

Hay que ser práctico

Si además de los valores mencionados, le damos mucha importancia al “sentido práctico” y, sobretodo, al económico, puede que resulte más conveniente comprar una piscina desmontable antes que una de obra. El coste es mucho menor, se puede montar y desmontar en prácticamente cualquier lugar y además, los costes de mantenimiento suelen ser muy inferiores al de las piscinas de poliéster o a las de obra.

Ahora bien, una persona que busque una piscina para toda la vida y que además quiere que le aporte un valor añadido a la vivienda, lo más recomendable sería que optara por comprar una piscina prefabricada de fibra de vidrio o una de hormigón. Este tipo de piscinas, además de cumplir con los valores enumerados arriba, desempeñan un papel estético muy importante en el jardín, llegando a ser en algunas ocasiones el protagonista de la decoración exterior. Las piscinas de poliéster o de obra admiten tipos de acabados diferentes y podemos elegir, por ejemplo entre gresite, pintura, “gel coat”, mosaicos en el fondo de la piscina, con cascada, con hidromasaje, iluminación subacuática y un largo etcétera. Pero claro, su coste puede llegar a ser 20 veces superior o más en comparación con una piscina desmontable.

El clima

¿Cuántos días al año te puedes a bañar en la piscina? No es lo mismo una región donde puedas disfrutar de la piscina desde Mayo hasta Septiembre que otra donde sólo puedas bañarte durante las vacaciones del mes de Agosto. En una zona de montaña, por ejemplo, o en una provincia con altas posibilidades de lluvia durante todo el año, ¿merece la pena construir una piscina de obra e incurrir en una gran inversión?

Hagamos un sencillo ejercicio. Supongamos que queremos saber el coste por día que supone una piscina durante 10 años y aplicamos la siguiente fórmula: Coste Piscina/[Días de baño por año x 10 Años]. Supongamos también que una piscina de obra tiene un precio orientativo de 21.000€ y que una piscina desmontable ronda los 1.200€ (en ambos casos para un tamaño medio aproximado de 6 – 7m de largo, completamente instalada y con todo lo necesario para su funcionamiento).

Proponemos 2 casos:

- Caso 1: La piscina permite tomar el baño durante 2 meses al año (60 días)

Piscina de obra (precios orientativos):
21.000€ / [60 días x 10 años] = 35€ al día.
Es decir, cada mes de Agosto me cuesta 1.050€ (35€ x 30 días) durante 10 años.

Piscina desmontable:
1.200€ / [60 días x 10 años] = 2€ al día.
Es decir, cada mes de Agosto me cuesta 60€ (2€ x 30 días) durante 10 años.

- Caso 2: La piscina permite tomar el baño durante 1 mes al año (30 días)

Piscina de obra:
21.000€ / [30 días x 10 años] = 70€ al día.
Es decir, cada mes de Agosto me cuesta 2.100€ (70€ x 30 días) durante 10 años.

Piscina desmontable:
1.200€ / [30 días x 10 años] = 4€ al día.
Es decir, cada mes de Agosto me cuesta 120€ (4€ x 30 días) durante 10 años.

Hoy en día existen métodos para calentar el agua de la piscina y, por tanto, prolongar la temporada de baño. La opción más económica es una “cubierta isotérmica para piscinas” (cuesta unos 74€ para una piscina desmontable Toi de dimensiones 640x366cm). Existen otros tipos de calentadores solares un poco más sofisticados que emplean mangueras o paneles en color negro que calientan el agua a través de los rayos del sol. También es posible utilizar aparatos eléctricos (como las bombas de calor especiales para piscinas) o cubrir la piscina con cubiertas o techos móviles que resguardan del frío y mantienen caliente el ambiente donde está la piscina (pero no el agua).

Ubicación y espacio disponible

 

El tamaño, la forma o el acceso que tenga el jardín será otro factor decisivo. También puede ocurrir que la normativa vigente para construir una piscina en un determinado lugar o municipio no permita la ejecución de obras para su construcción (o que sea necesario adquirir un permiso especial). Puede darse el caso de que debajo del terreno donde queremos construir la piscina sea un terreno rocoso, que pasen cables eléctricos o conductos de gas o de agua que impidan realizar excavaciones.

¿Y si el único espacio que tenemos disponible en nuestro terreno es el que hay justo delante de la entrada al garaje? Sería una locura construir una piscina aquí. O ¿qué ocurre, por ejemplo, si tu residencia habitual es de alquiler? ¿Te compensa construir una piscina prefabricada de poliéster y dejarla allí cuando cambies de vivienda?

En cualquiera de estas circunstancias sería aconsejable optar por una piscina desmontable (también llamadas “piscinas portátiles”), ya que ésta se instala sobre el suelo y se puede desmontar cuando pasa el verano o te la llevas contigo si cambias de domicilio.

Seguridad en las piscinas

Con niños pequeños o mascotas, debemos estar siempre alerta y no descuidar nunca la vigilancia cualquiera que sea el tipo de piscina que tengamos. Existen vallas de protección para piscinas y cubiertas para evitar el acceso de los niños. Las piscinas desmontables instaladas sobre suelo tienen la ventaja de que la propia estructura de la piscina (una chapa de acero que suele medir 120 o 132 cm de altura) ejerce de barrera de seguridad. De modo que, en el caso de las piscinas desmontables, no sería necesario incurrir en gastos extra.

Adicionalmente, las piscinas desmontables Gre incorporan unas escaleras de seguridad especialmente diseñadas para evitar accidentes. Los peldaños que quedan en la parte de afuera de la piscina son de quita y pon, así que cuando no haya ningún adulto cerca de la piscina que pueda vigilar a los más pequeños, podrá retirar estos peldaños quedando inutilizada la escalera.

Esperamos que estos ejemplos te sirvan de ayuda. Cuando vayas a comprar piscina, valora antes los pros y los contras de cada una y elige la que mejor se adapte a tu situación. Ya sea una piscina de poliéster, una de obra o una desmontable, lo importante es disfrutar en tu jardín, con tu familia y en tu propia piscina.

Si te ha gustado este artículo, te invitamos a escribir un comentario y a compartirlo en tu red social preferida.

Diego Gisbert Yanini
PiscinasDesmontables.es

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
¿No sabes qué piscina comprar? Este artículo te sacará de dudas, 5.0 out of 5 based on 1 rating